La mitad de españoles se ven capaces de emprender, pero no es buen momento

EFE

  • Sólo el 8% de los españoles ve favorable la economía para emprender, a diferencia del 29% de los europeos.
  • El emprendimiento acentúa la dificultad de la conciliación entre la vida personal y laboral.

Emprender

La mayoría de los españoles creen que la situación económica no es favorable a emprender, según el Estudio Global de Emprendimiento Amway. Sólo el 8% de los españoles encuestados ve favorable la economía española para emprender, a diferencia del 29% de los encuestados europeos y el 36% del resultado global.

La cultura de nuestro país hacia el emprendimiento es, para la vicedecana de la Facultad de Comercio y Turismo de la Universidad Complutense de Madrid, Ana María Romero, la clave de este punto de vista de los españoles, más allá de la crisis económica. “Le vemos al emprendimiento más frenos de los que realmente tiene. La crisis económica frena, aunque también fuerza a emprender, pero la falta de cultura emprendedora provoca que vuelvas a trabajar por cuenta ajena. La cultura es central“, asegura Romero, miembro del comité científico asesor del estudio.

Este trabajo, elaborado por la Universidad Técnica de Múnich (Alemania) y la empresa Gfk, ha recabado la opinión de más de 50.000 personas en 44 países, de los cuales 1.011 son españoles. Además de la situación económica, entre los problemas que los españoles ven para iniciar un negocio están los impuestos y la regulación; aunque los que contestaron al estudio valoraron de forma positiva la existencia de una buena infraestructura (34%) y el sistema educativo (23%).

Pese a las dificultades, el 50% de los españoles encuestados en este estudio se considera capaz de desarrollar una idea de negocio para emprender, por encima del 47% europeo y cerca del 52% mundial; y el 57% confía en el apoyo de su familia y amigos para lanzar ese negocio. Esta percepción es menor en las mujeres que en los hombres (43% frente a 57%), y está más acentuada en los españoles menores de 50 años (59% frente a 39%), según los datos del estudio.

Para la vicedecana de la Complutense, esto se debe a que, a pesar de la situación económica, “la intención emprendedora” de los españoles es muy alta, pese a que tengan que enfrentarse a una cultura contraria a la puesta en marcha de negocios por cuenta propia. Entre los obstáculos que reflejan los participantes en esta encuesta, el miedo al fracaso sería el principal para el 58%, aunque los que estarían dispuestos a correr el riesgo (42%) están en línea con la media europea (41%) y por encima de los encuestados franceses (35%), británicos (33%)  y alemanes (19%).

Los emprendedores piden apoyo y financiación

Entre los aspectos en los que necesitarían apoyo para emprender, el 26% de los encuestados españoles señala la financiación, ya que solo el 29% se considera capaz de recaudar recursos económicos, nueve puntos porcentuales menos que la media global (38%) y dos menos que la europea (31%). Los encuestados españoles reclaman también apoyo en aspectos como la ayuda en la puesta en marcha del negocio (18%), el marketing (16%), la gestión y administración de impuestos y regulaciones (15%) y la contratación del personal (14%). Para Ana María Romero, las administraciones públicas deberían favorecer vías de financiación con “créditos en mejores condiciones”, potenciando “viveros e incubadoras” para las compañías emergentes. “Es un tema gubernamental, tienen que buscarse más opciones”, agrega.

Este estudio presenta el Índice de Espíritu Empresarial Amway (AESI), un indicador basado en la teoría del comportamiento planificado que evalúa tres aspectos: el deseo de los encuestados de ser emprendedores, su capacidad para llevar a cabo una empresa, y su convencimiento para lanzar un negocio. Según este indicador, el 42% de los encuestados españoles desea ser emprendedor, el 45% tiene las habilidades para serlo y el 47% cuenta con el convencimiento para hacerlo, una media del 44%, por encima de la europea del 42% y por debajo de la mundial (47%). “En España hay un freno del entorno claro. Somos tan emprendedores como cualquiera, con mayores barreras”, dice Ana María Romero.

El estudio refleja que la media de las mujeres encuestadas en este indicador es once puntos menor que la de los hombres (39% frente a 50%), lo que en opinión de la vicedecana de Comercio y Turismo de la Complutense muestra que el emprendimiento acentúa la dificultad de la conciliación entre la vida personal y laboral. “Si el tema de conciliación está siempre presente en cuanto a la mujer en el trabajo, en el emprendiiento todavía más, porque ser emprendedor conlleva no tener un horario definido, trabajar más horas y lo complica más para las mujeres, sobre todo si tienen hijos”, concluye.

Source: 20′ Empleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *