España y Francia suman esfuerzos para crear una biorrefinería a base de algas

EFE

  • La biorrefinería serviría para desarrollar procesos tecnológicos para obtener biodiésel cultivando microalgas
  • Participan 6 centros tecnológicos de España (Euskadi y Navarra) y Francia.
  • Los residuos generados se aprovechan como elementos nutricionales en el mismo proceso de cultivo de microalgas.

Cultivo de algas a gran escala

Seis centros tecnológicos de España (Euskadi y Navarra) y Francia participan en un proyecto europeo para desarrollar una biorrefinería con el fin de obtener combustibles como el biodiésel mediante el cultivo de microalgas. Este proyecto europeo llamado Cyclalg tendrá una duración de tres años y cuenta con un presupuesto de 1,4 millones de euros.

La biorrefinería que pretenden crear tiene como objetivo desarrollar y validar procesos tecnológicos dirigidos a obtener biodiésel mediante el cultivo de microalgas. Para ello plantean un modelo basado en la economía circular de forma que los residuos generados sean aprovechados como elementos nutricionales en el mismo proceso de cultivo de microalgas. Además, persiguen el aprovechamiento integral de la biomasa de esas microalgas, el alargamiento de la vida útil de los residuos generados en el proceso y su diversificación en nuevos productos de interés para las industrias química, energética y agropecuaria.

Alimentar de nuevo los cultivos

Este proyecto da continuidad a los resultados obtenidos en el proyecto Energreen (2012-2014), en el que ya participaron la mayoría de los integrantes del consorcio actual, y que demostró la viabilidad técnica de la obtención de biodiésel mediante cultivo de microalgas y su potencial para establecer una explotación integral o biorrefinerías. Entonces ya se comprobó que las microalgas podían ser utilizadas para la elaboración del biodiésel, un combustible sintético y líquido que se obtiene principalmente a partir de aceites vegetales de plantas oleaginosas, como la palma y la soja.

En esta nueva fase se tratará de solucionar los problemas detectados hasta ahora con la utilización de la biomasa residual procedente de la extracción de aceites (rica en azúcares y proteínas) en la elaboración de medios nutritivos que alimenten de nuevo los cultivos de algas. Además se tratará de dar más valor a los residuos con la obtención de biofertilizantes, piensos y producción de biometano.

Participan en el proyecto el centro tecnológico vasco Neiker-Tecnalia, el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER), Tecnalia Research & Innovation, la Asociación de la Industria Navarra (AIN), la Asociación para el Medio Ambiente y la Seguridad en Aquitania (APESA) y el Centro de Aplicación y Transformación de Agro Recursos (CATAR-CRITT). Neiker-Tecnalia coordinará el proyecto y se encargará de establecer las condiciones rentables y sostenibles de los cultivos para la producción de biomasa de algas destinada a obtener biodiésel. El proyecto ha sido cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Source: 20′ Empleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *