Bonos verdes, una alternativa de financiación para las empresas

Caty Arévalo/EFE

  • Es una fuente de financiación alternativa para las empresas, pero también para otras organizaciones e incluso municipios o regiones.
  • Su única diferencia es que el dinero captado debe emplearse para financiar o refinanciar proyectos sostenibles.
  • Ningún país los ha emitido: Francia ha anunciado una emisión para 2017.

La mitad de los bosques tropicales del mundo tienen difícil mantener su biodiversidad.

La emisión de bonos verdes es una fuente de financiación alternativa para las empresas, pero también para otras organizaciones e incluso municipios o regiones, como muestran los cerca de 46.000 millones de dólares (41.000 millones de euros) captados en la primera mitad del año en todo el mundo. Esta cifra supera al total que se logró en 2015, unos 42.000 millones de dólares o 37.400 millones de euros según el cambio actual.

Los expertos esperan que en 2016 se alcancen los 70.000 millones dólares, más de 62.300 millones de euros, según informan fuentes del sector. Una cantidad que pasa desapercibida al lado de otras que se manejan en el mercado de capitales debido, en gran parte, al desconocimiento por parte de los inversores, añaden los expertos.

Los bonos verdes, al igual que el resto de bonos, son un producto financiero con rentabilidad, vencimiento y calificación de riesgo, con la única diferencia de que el dinero captado debe emplearse para financiar o refinanciar proyectos sostenibles. Para que el bono sea calificado como verde, debe “identificar el producto, tener un impacto real en el medio ambiente, explicar la gestión con la ayuda de un auditor e informar regularmente sobre el uso de los fondos”, según explica el gestor de fondos de Mirova, la rama de inversión responsable de Natixis, Christopher Wigley.

El director del programa Finanzas para la Sostenibilidad y el Cambio Climático de la escuela de negocios IEB, Manuel Gómez, cree que esta es una de sus principales ventajas, ya que “el inversor sabe que es una iniciativa sostenible” y destaca la “transparencia” de estos proyectos, puesto que desde el principio se conoce a dónde irá el dinero.

Un guiño al medio ambiente

La emisión de bonos verdes comenzó en 2007 a través de una colaboración del Banco Mundial con la entidad sueca Skandinaviska Enskilda Banken (SEB) para crear un instrumento de renta fija ligado al medio ambiente. A esta iniciativa le siguieron las de distintos municipios suecos y sudafricanos, el MIT de Boston y empresas como la francesa GDF Suez, ahora Engie, que realizó una emisión por valor de 2.500 millones de dólares, algo más de 2.200 millones de euros.

En España, Iberdrola anunció la semana pasada una emisión de 700 millones de euros, que se suman a los 1.000 millones de euros a diez años que colocó en abril a través de los bonos verdes. Por el momento, ningún país ha emitido un bono verde, pero el pasado 2 de septiembre los ministros franceses de Economía y Medio Ambiente anunciaron la emisión de un bono verde estatal en Francia para 2017.

El director de Sust4in, empresa experta en sostenibilidad, Marcio Viegas, ve ciertos inconvenientes, ya que “una vez que el dinero está en el Tesoro, es difícil saber si llega a proyectos verdes”. No obstante, Viegas sostiene que este tipo de productos financieros son una oportunidad y cree que “Madrid puede ser una plataforma para captar inversión de Europa y canalizarla hacia Latinoamérica”, al tiempo que afirma que en España “hay proyectos muy interesantes”.

En cuanto a las características de estos bonos, el gestor de Mirova explica que “las calificaciones van desde AAA hasta high yield, el rango de vencimiento oscila entre 3 y 20 años, aunque podría ampliarse, y la rentabilidad puede ir de negativo a más de un 5%, según el emisor”. El crecimiento que han registrado los bonos verdes se ha multiplicado por tres en los últimos cuatro años, según los expertos, y podría superar los 150.000 millones de dólares (unos 133.700 millones de euros) en un futuro inmediato, aunque no representaría ni un 20% del mercado mundial.

Source: 20′ Empleo

España es el segundo país de la eurozona que más empleo ha creado desde 2013

EUROPA PRESS

  • El Banco Central Europeo calcula que el empleo creado en España desde 2013 representa un 25% del total de la eurozona.
  • Insta a acometer reformas como la española de 2012 para estimular el empleo.
  • Pero reconoce que el rebote del empleo en España ha sido mayor porque también fue mayor la pérdida de puestos de trabajo.

Banco Central Europeo

España es el segundo país de la eurozona que más ha contribuido a la creación de empleo desde los mínimos de 2013, representando un 25% del total. Así lo destaca el Banco Central Europeo (BCE), que además insta a los países comunitarios a emprender reformas como las llevadas a cabo en España en 2012 para estimular el empleo. No dice nada la institución sobre la calidad de esos empleos.

“España y Alemania representan de forma conjunta aproximadamente dos tercios de la creación de empleo acumulada en la zona euro desde los mínimos registrados en el segundo trimestre de 2013, con un 25% y un 31% del total, respectivamente”, señala el organismo en un informe en el que estudia la relación entre el crecimiento económico y el empleo. En este sentido, explica que el empleo creado por Francia e Italia desde el primer trimestre de 2013 apenas representa el 13% del total, aunque matiza que, debido a la reforma laboral de 2015, la creación de empleo en Italia está “ganando impulso” en los últimos cuatro trimestres.

De este modo, el BCE señala que los países que tuvieron una temprana reacción y acometieron “amplias reformas” para dar respuesta a la crisis, actualmente tienen un impacto positivo en su dinámica laboral. Así, insta a los países de la zona euro a acometer reformas laborales como la emprendida en España en 2012 con el objetivo de favorecer la creación de empleo.

La institución sugiere que “la reforma laboral de 2012 en España parece, al menos parcialmente, la responsable del sólido rendimiento experimentado en la creación de empleo”. No obstante, reconoce que el rebote del empleo en España ha sido más pronunciado que en otras economías debido a que la pérdida de puestos de trabajo fue “sustancial”.

Entre las medidas para estimular la creación de empleo, el BCE recomienda dinamizar el mercado laboral reduciendo la “excesiva” protección de los trabajadores disminuyendo las indemnizaciones y flexibilizando los salarios. Asimismo, aconseja acometer reformas en el mercado de productos que reduzcan la burocracia o faciliten el acceso al mercado a nuevas compañías, y reducir la protección a profesiones y empresas establecidas.

Source: 20′ Empleo

3+2: entre acercarse a Europa y una universidad elitista

JAVIER RADA

  • Dos expertos nos dan su punto de vista del 3+2.
  • Para Martí Parellada, es una práctica beneficiosa que nos acerca a la Unión Europea.

Alumnos en las prácticas de una asignatura.

Martí Parellada, Directivo en la Fundación CYD

”Considero que es beneficiosa en el sentido que nos aproxima a la práctica extendida en la Unión Europea, o por lo menos en bastantes países de la UE, por lo que debería considerarse una buena idea”, explica Martí Parellada, director del Ránking de Universidades de la Fundación CYD. 

Los defensores de esta reforma, que permitirá a los centros universitarios poder escoger si reducen los grados universitarios a 3 años y suben los másteres a dos, consideran que es una senda eficaz para homologarse con Europa.

”No me parece mal que la Administración haya dado flexibilidad a los centros en este sentido. No obstante creo que se requiere una concertación, ya que no es lo mismo grados de tres años nuevos, que grados de tres que existieran antes”, añade Parellada.

Las universidades podrán escoger a su libre arbitrio cuál es el modelo que más les conviene, lo que podría provocar que haya universidades que cursen el mismo grado con periodos de formación distintos.

”Esto crearía desconcierto, y entiendo que haya habido resistencias por los esfuerzos de muchas universidades para adaptarse a los planes anteriores”.

Víctor Sampedro, Catedrático de Opinión Publica (URJC)

”El 3+2 lo que provocará es incrementar el coste tanto para los alumnos como para el profesorado”, explica Víctor Sampedro, catedrático de Opinión Pública de la URJ y fundador del Máster CCCD.

”Esta reforma provocará más despidos y los alumnos deberán pagar un precio excesivo por los posgrados. Aún aceptando este tránsito como inevitable, no puede darse en un contexto de recortes, no se entiende por qué no se hizo antes”, añade. 

Estas son algunas de las razones que esgrimen los detractores de la reforma. No entienden por qué no se aplicó cuando se reformularon los grados a 4 años con el Plan Bolonia –que buscaba homologar el espacio educativo europeo– y existe el temor a que el coste de la educación se dispare aún más, tras años de grandes subidas en las tasas, el endurecimiento de becas, y el descenso de las matriculaciones en 100.000 personas en los últimos cinco años, según la Fundación Conocimiento y Desarrollo.

”Ahonda en la devaluación que afecta a los títulos y la calidad docente, ya que no existen suficientes recursos, con una inflación de los precios respecto a su valor real”, afirma Sampedro.

Source: 20′ Empleo

Clases y modalidades de másters y posgrados

JAVIER RADA

  • En España el sistema educativo cualificado se divide en tres ciclos, grado, máster y posgrados, y el tercer ciclo que sería el doctorado.
  • Los títulos propios están orientados a la profesionalización en sectores emergentes o innovadores que necesitan una rápida respuesta, pero sin acceso al doctorado.
  • Visualiza o descarga el PDF completo de Másters y Posgrados.

Alumnos en la biblioteca.

En este laberinto debes estar preparado, conocer los entresijos, la oferta, las capacidades adquiridas por cada título. Los estudios de posgrados se dividen en clases y modalidades, cada una puede cumplir tus expectativas, pueden llevarte a un lugar determinado.

Es por ello necesario entender el organigrama, conocer la diferencia entre un título propio y uno oficial, entre un máster,  una diplomatura de posgrado, un doctorado o un curso de especialización. No todos se ajustarán a tus propósitos, y es importante no errar el tiro, no perder un tiempo valioso.

En España el sistema educativo cualificado se divide en tres ciclos, grado, máster y posgrados, y el tercer ciclo que sería el doctorado.

”Debes fijarte en las atribuciones profesionales que te aporten, y buscar algo que te guste, no solo por el prestigio profesional porque entonces no funcionará”, explica Francisco Michavila, director de la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria. 

Título oficial y propio

La diferencia entre un título oficial y uno propio tiene que ver con las regulaciones, los controles y acreditaciones por parte de las administraciones y el reconocimiento de los mismos a nivel institucional y estatal y en el ámbito de la Unión Europea. El título oficial son estudios que han pasado más filtros externos y garantizan un reconocimiento fuera del ámbito de la propia universidad.

Esta distinción no implica que unos títulos sean mejores que otros en cuanto a la adquisición de conocimientos. Sin embargo, en caso de ser necesario para el desarrollo profesional el reconocimiento a nivel institucional –las empresas pueden tener sus propios baremos– los títulos oficiales son la alternativa.

Además, según los expertos, suelen tener una metodología más consolidada, como demuestra el hecho de que muchos másters de título propio acaban con el tiempo convirtiéndose en títulos oficiales. El precio de estos títulos es público y viene marcado por la regulación mientras que el propio –más flexible– dependerá de los propios recursos o acuerdos de la universidad o centro con otras empresas o instituciones.

Los másters

Son los estudios de posgrado  de mayor duración tras el doctorado. En España su tiempo cubre del año (mínimo) al año y medio o dos, mientras que en muchos países de Europa el mínimo serán dos años.

Suelen ser títulos con una mayor solidez en cuanto a contenidos, ya que son más completos, amplios y estratégicos que los estudios de diplomatura de posgrados o los cursos de especialización, con una formación avanzada que puede ser multidisciplinar o específica y bien valorada en el sector privado. Los públicos pueden costar de 2.000 a 23.000 euros.

Los másters pueden ser oficiales o propios, y son un paso inevitable si se quiere cursar el doctorado. Los títulos propios están orientados a la profesionalización en sectores emergentes o innovadores que necesitan una rápida respuesta, pero no dan acceso al doctorado.

En esta clase de estudios suelen estar presentes profesores externos a la universidad y que provienen de los ámbitos profesionales específicos. En todo máster se pueden cursar de 60 a 120 créditos y conceden el título de maestría en una materia.

Diplomaturas de posgrado

Este tipo de estudios son muy específicos, centrados en desarrollar el conocimiento en una materia o habilidad muy concreta, y su tiempo de duración es inferior al máster.

Además, nunca son títulos oficiales y suelen ser utilizados como actualización de conocimientos, ya que tienen una visión profesionalizadora y de desarrollo. Con ellos no se podrá cursar el doctorado.  

Las diplomaturas de posgrado cuentan con entre 30 y 60 créditos. Su precio es inferior al del máster y son cursos de duración variable (mensuales, bimensuales, trimestrales).

Sus temáticas y ramas son muy versátiles permitiendo abarcar un amplio espectro de nuevas capacidades profesionales y creados para las mismas ad hoc. Se centran en los intereses concretos de las empresas y nuevas necesidades de las profesiones.

Doctorado

Es el máximo y final de ciclos de estudios y confiere el título de doctor en una materia. Son 3 años mínimo de especialización, a los que deben sumarse anteriormente los cursados en el máster (1 a 2 años) y el grado (4 años).

Permiten el acceso a la docencia e investigación universitaria y están valorados en el sector privado. ”Muchos superdirectivos de empresas tienen el doctorado, ya que se adquieren con él grandes competencias, como la toma de decisiones, conseguir información, elaborar  resúmenes, defensa de ideas y liderazgo, competencia en idiomas, estancias en el extranjero, y conocimiento profundo de la materia”, dice Josep Ros, Vicerector de programación académica y calidad de la Universidad Autónoma de Barcelona.

En el doctorado se tienen que haber superado 300 créditos y debe desarrollarse y defender una tesis de especialización en público sobre la materia escogida. Se dividen en fases de formación e investigación.

Curso de especialización

Es el menor de los estudios de posgrado. Se trata de pequeños cursos de formación en un ámbito muy concreto, que suelen estar relacionados con nuevas tecnologías o desarrollo de conocimientos específicos ya adquiridos. Se encuentran en torno a las 200 horas lectivas, con un mínimo de un crédito en adelante.  

Experto universitario

Es muy similar al anterior, aunque algunas universidades lo dividen para poder dar otras materias. Está dirigido a profesionales o graduados para ahondar en la práctica de un determinado conocimiento y su duración puede ser también variable.

Source: 20′ Empleo

La tasa de desempleo entre los estudiantes con posgrado se encuentra entre las más bajas

JAVIER RADA

Búsqueda de empleo

Son una puerta y salida laboral, el encuentro con la especialización, la adquisición de conocimientos, la puesta en práctica de lo aprendido, los valiosos contactos profesionales, el valor añadido en el currículo, el prestigio de una escuela y el nacimiento de una personalidad profesional propia.

Los estudios de posgrado y los másters se han convertido en una herramienta educativa básica para aquellas personas que han terminado el grado y buscan continuar sus estudios con la expectativa de adquirir mejores conocimientos y estar mejor posicionados en un mercado laboral competitivo.

”Me parece muy conveniente que se estudie un máster o posgrado, otra cosa es si dispone de tiempo y recursos. Con estos estudios se intensifica la formación y una orientación determinada, y sé por las experiencia de mis alumnos que suelen ser satisfactorios”, explica Francisco Michavila, director de la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria. ”Deben ser estudios transversales, complementarios, no se trata de hacer más de lo mismo”, añade.

La universidad española se encuentra en transformación, ya iniciada por el plan Bolonia, y sacudida por la actual tendencia cuyo objetivo sería reducir la duración de los grados a tres años y reforzar los posgrados a dos, homologándose de este modo con parte de los países europeos.

La reciente reforma del decreto conocido como 3+2, impulsado por el Gobierno, habilita a las universidades a reducir los grados universitarios a su libre arbitrio, y previsiblemente dotará de mayor importancia a este tipo de estudios: aumentará su oferta y tiempo de formación.

Las enseñanzas de posgrado han tenido un avance expansivo desde el año 2008, según el informe La Universidad española en cifras, con un incremento del 138,11% hasta 2013.

Una senda ascendente en la actualidad. ”Cada vez más, se reclama una mayor calidad del capital humano”, explica Martí Parellada, director del ránking de Universidades de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD). 

Empleabilidad

La tasa de desempleo entre los estudiantes con estudios de posgrado se encuentra entre las más bajas de los españoles activos. La empleabilidad es un 12% mayor que la de aquellos que solo tienen estudios avanzados básicos (grados, licenciatura), y un 50% mayor que el resto de población activa, según el estudio de EAE Business School, El paro de la población cualificada en España, publicado en el 2016.

La tasa de paro entre los estudiantes de máster, MBA, y posgrado ha ido descendiendo desde 2014 y se encuentra en el 12,41%, mientras que entre los universitarios está en el 14,18%.

Otro estudio de La Agencia para a la Calidad del Sistema Universitario de Cataluña muestra que el 86% de los titulados tiene empleo dos años después de haber acabado sus estudios, cifra que se rebaja al 84,78% si hablamos de personas que disponen solo de grado.

Entre los datos destacables está que los egresados de un máster muestran mejores resultados en cuanto al paro de larga duración y la calidad del puesto encontrado. ”Es evidente que cuanto más completos son los estudios mayor es la inserción laboral, estos estudios mejoran las condiciones de empleabilidad de quienes los cursan”, asegura Parellada.

Especialidad

Los másters más específicos son aquellos que otorgan una mayor empleabilidad y potencian el acceso al mercado de trabajo gracias a la especialización.

Entre los sectores profesionales en que están muy valorados se encuentran los Servicios Jurídicos, Banca y Ciencias de la Salud, según un informe de la consultora Spring Professional, siendo el sector de la Salud, la Ingenieria y Arquitectura las que presentan mejores índices de empleo.

A cuanta mayor formación más alto es el sueldo que se obtiene, aunque solo el 51,34% acabe trabajando en el ámbito específico.

”Un máster cumple el objetivo de la especialización, la oferta es amplia y permite que la persona pueda continuar su formación de acuerdo a sus intereses y formarse en un determinado background”, explica Josep Ros, Vicerrector de Programación Académica y Calidad de la Universidad Autónoma de Barcelona.

El paro de la población cualificada ha ido reduciéndose durante los últimos años, especialmente en 2014 y 2015, aunque sigue siendo más alta que la media de la Unión Europea, que era del 5,67% en 2015. Navarra, La Rioja, Baleares son las comunidades que obtienen mejores resultados de empleabilidad, mientras que Canarias, Andalucía, Extremadura, serían las peor posicionadas, según EAE.

Los másters con salida

Los sectores relacionados con la economía y el mundo empresarial o de ventas son los que a priori presentan mejores tasas de empleabilidad, según los expertos e informes.

Entre estos estudios, reinan los MBA, másters en dirección de empresas, que continúan siendo una de las mejores alternativas para garantizar un empleo.

Se trata de uno de los posgrados mejor valorados en el entorno empresarial, debido a su visión global y a la vez específica y que ponen en práctica los conocimientos adquiridos por el alumno durante el grado.

Otros de los estudios que proyectan mejores salidas laborales son los relacionados con la dirección de áreas como Márketing, Recursos Humanos y Finanzas, General Management, proyectos industriales, y los enfocados a economía digital, fusiones y adquisiciones de empresas o insolvencia, emprendimiento, organización de eventos o fisioterapia deportiva. La internacionalización, los idiomas, y la solvencia en el desarrollo de las capacidades son elementos diferenciadores.

Los másters en universidades privadas están entre los más demandados –han aumentado un 52,8% en los últimos años, según un estudio del sindicato CSIF– ya que algunas de ellas son las favoritas en determinados sectores empresariales –como las multinacionales–, según resalta el ranking Global Employability University 2015 de Times Higher Education, que cita la IE University, la Universidad de Navarra y ESADE Business School. Estos centros han mostrado un comportamiento muy activo de captación de estudiantes.

El ranking Eduniversal Best Masters Ranking Worldwide 2015-2016 señala que España cuenta con 14 universidades y escuelas de negocios con másters entre los mejores del mundo centrados en sectores como el E-Bussines, Mercados financieros, Salud, Gestión Inmobiliaria, Logística, Desarrollo Sostenible y Gestión Ambiental y Gestión de Turismo; destacan, entre otras, la Universidad Carlos III, ESADE, la Pompeu Fabra, la Complutense, la Ramón Llull, la Pontificia de Comillas, la Autónoma de Barcelona, ESIC, y EAE.  Este tipo de estudios consiguen una mayor internacionalización entre sus alumnos, con una captación de estudiantes extranjeros que roza el 12%, según La universidad española en Cifras.

Innovación

Las universidades y escuelas han desatado una fuerte competencia para conseguir titulados más próximas a las empresas, con temáticas sugerentes para el estudiante, y basadas en encontrar nuevos nichos en el mercado y desarrollar sus capacidades transversales. En el mercado laboral el título está perdiendo valor en pro de estas capacidades de gestión, desarrollo, trabajo en equipo y liderazgo.

”Este tipo de estudios debería estar ligado a los perfiles emergentes, tanto a nivel académico como de mercado de trabajo, con profesores actualizados y alumnos con proyectos profesionales a desarrollar”, explica Víctor Sampedro, catedrático de Opinión Pública y fundador del Máster en Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales (CCCD) de la Universidad Rey Juan Carlos, uno de los más innovadores de España, y el único en el mundo en código abierto.

En este máster los alumnos aprenden a desarrollar sus propios proyectos multimedia mediante la tutorización y ayuda de un profesorado plural y muy versátil, desarrollando capacidades y técnicas muy valoradas en el entorno laboral. ”Si entras en un posgrado sin tener definido un proyecto u orientación deberías pensártelo”, añade.

¿Cuál es el mejor momento?

No existe una clave sobre el momento en que cursarlos. El aspirante debe valorar si es necesario obtener antes experiencia laboral o si por lo contrario es mejor capacitarse con mejores conocimientos. Se trata de analizar qué requiere cada sector. En el ámbito de la especialización puede ser recomendable unos años de experiencia laboral para determinar mejor cuál es la rama en que se desea profundizar.

Si se aspira a un doctorado o algunas de las profesiones en las que el máster es obligatorio para ejercer entonces será necesario cursarlo al terminar el grado. Estos estudios también se han convertido en una herramienta útil para aquellas personas que desean cambiar de sector.

Source: 20′ Empleo

Mayor demanda: Los ciclos de Formación Profesional que han superado la crisis económica

JAVIER RADA

  • Los estudios de FP han crecido los últimos años tanto por parte de los estudiantes como de las empresas que necesitan técnicos en entornos muy específicos.
  • Las contrataciones a titulados a FP llegaron a superar a las de los universitarios.
  • Visualiza o descarga el PDF completo de Másters y Posgrados.

Alumna y profesor en una clase.

La posibilidad de crecimiento laboral y profesional no termina en el grado, máster o las diplomaturas de posgrado.

La educación superior también cuenta con estudios de FP que en los últimos años han crecido en cuanto a demanda tanto por parte de los estudiantes como de las empresas que necesitan técnicos en entornos muy específicos.

Los ciclos formativos en Grado Superior o Medio se han convertido en otra salida laboral de muchas personas desde el inicio de la crisis, incluso entre aquellas que ya disponían de título universitario. La relación entre estudios universitarios y FP se estrecha, ya que estudiantes de esta última también escogen continuar sus estudios en grado.

Las contrataciones a titulados a FP llegaron a superar a las de los universitarios, según el Mapa Laboral del FP que presentó el Gobierno en 2015. 

Las estadísticas mostraban que las contrataciones habían subido entre 2013 y 2014 un 14%, mientras que las de los universitarios eran del 11%.

Los datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte reflejan que se ha producido un aumento en la matriculación en la FP, y que los módulos con mayor salida laboral son Técnico en Gestión Administrativa, Cuidados Auxiliares de Enfermería y Técnico Superior en Administración y Finanzas.

Source: 20′ Empleo

Hablar otra lengua es prioritario para acceder al mercado laboral

J. RADA

Estudiantes mirando un tablón de notas.

Se han convertido en un mantra, una fuerza, una necesidad ineludible en este mundo globalizado. La gran habilidad académica y profesional.

Las empresas empiezan a estar muy interconectadas con el exterior y las barreras nacionales se diluyen. Gran parte de las escuelas de prestigio están afuera. Es necesario conocer lenguas prácticas, de conexión, y la educación universitaria española ha ido tomando este desafío, aunque queda mucho camino por recorrer.

Las competencias en idiomas no son ya ese elemento diferenciador en el currículo sino una realidad imprescindible en muchos sectores.

”A mí no me gusta especialmente el inglés, pero se trata de la lengua de la ciencia, es la lengua franca actual, nos guste o no, y proporciona visibilidad internacional. En los Países Bajos, por ejemplo, que tienen algunos de los posgrados más prestigiosos, la lengua vehicular es el inglés”, explica Francisco Michavila, director de la Cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria.

Asignatura pendiente

A pesar de la importancia de los idiomas la universidad española lleva años de retraso. Estamos a la cola europea en la atracción de estudiantes extranjeros. Lo demuestra el hecho de que España es uno de los países preferidos por los estudiantes de Erasmus en estancias cortas, pero su número decae en el momento de estudiar un grado completo o posgrados.

Los estudios de segundo ciclo son los que obtienen una mayor internacionalización (rondado el 12%), pero muy alejados de otros países como Reino Unido o Países Bajos; la atracción española en parte se debe a que son apreciados por los estudiantes provenientes de Latinoamérica que aprovechan el prestigio y la comunión lingüística.

Las universidades han empezado a desarrollar másters con el inglés como lengua vehicular, o al menos con gran peso en sus materias, precisamente para atraer al alumnado extranjero y porque cada vez son más demandados por los nacionales para mejorar su dominio del idioma a nivel profesional.

”Tenemos un gran atractivo aquí, pero debido a nuestro localismo no podemos explotarlo bien”, asegura Michavila. 

Inglés obligatorio

Las distintas administraciones llevan años con la idea de implementar planes de internacionalización, con el objetivo de que se ofrezcan estudios en inglés y otras lenguas. La Estrategia para la Internacionalización de las Universidades Españolas 2015-2020 tiene por reto que uno de cada tres grados, y uno de cada dos másters, sean bilingües o completamente en inglés.

La administración catalana, por su parte, ha tomado la delantera ya que a aquellos estudiantes que iniciaron el grado en 2014-2015 se les exigirá al finalizar los estudios que acrediten conocimientos B2 en inglés, alemán, francés o italiano. El presidente en funciones Mariano Rajoy aseguró que su ejecutivo estaba planteando medidas similares.

En el camino correcto

El último estudio del British Council y la Universidad de Alcalá sobre la acreditación de la lengua inglesa en las universidades españolas, señalaba que los centros habían hecho grandes esfuerzos y una apuesta fuerte en los últimos años, pero que aún faltaban recursos que se destinaran tanto para alumnos como profesorado. La mayoría de universidades españolas ya optan por exigir un mínimo de idiomas. Sin embargo, el informe constataba que aún era necesario ”motivar a los alumnos para que se defendieran en otra lengua y que se necesita que los profesores tuvieran el nivel suficiente”, así como un mejor sistema de becas.

Invisibles al mundo

Otro estudio de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (Crue), Comparación Internacional del Sistema Universitario Español, coordinado por el profesor Michavila, concluía que España emitía al exterior un estudiante por cada dos extranjeros que lograba captar, estando por detrás de países como Grecia o Portugal, incluso gozando de una lengua que hablan 400 millones de personas. La atracción universitaria está en el 2,8%, e Italia, el siguiente en la lista, consigue el 4%. Además de los bajos puestos obtenidos en los ránkings internacionales, en los idiomas podría estar la clave.

Carreras avanzadas

En España la exigencia de idiomas depende de las comunidades autónomas y de las universidades, pero el inglés está cada vez más presente en algunas carreras, especialmente en Administración y Dirección de Empresas (ADE), Economía, Turismo, Educación Primaria, Derecho, y las enfocadas a áreas tecnológicas. Los másters en gestión de empresas internacional, finanzas, los MBA, o el máster de profesorado también lo exigen, reclamando entre un B1 y B2. Para los expertos universitarios tener un máster sin el dominio suficiente en un segundo idioma es perder el potencial del estudio, por lo que recomiendan solventar este déficit antes de iniciar los estudios de posgrado. El inglés es también un idioma relevante en los doctorados.

Herramienta laboral

El dominio de una segunda lengua se ha convertido en un requisito indispensable en los puesto de trabajo cualificado. De poco sirve terminar un máster si después se carece de estas competencias. El 80% de las ofertas laborales para perfiles medios y directivos exigen conocimiento de inglés, según un estudio de Randstad. En caso de no aspirar a estos puestos, las solicitudes descienden al 23,4%.

Desde el punto de vista de los aspirantes, el 57% de los profesionales declara que tiene conocimientos de inglés, aunque solo el 3% se considera bilingüe. La mayoría, el 49%, afirma tener niveles medios en el segundo idioma, y solo un 23% asevera tenerlos altos. El inglés y el francés, lenguas más usadas, seguidas por el italiano y el alemán.

España es uno de los países europeos en los que un mayor número de profesionales asegura no conocer más lengua que la nativa, por lo que el conocimiento de un segundo idioma, especialmente, el inglés, se considera un elemento competitivo. Y todo apunta a que estas competencias serán aún más importantes en el futuro. El 94,1% de los estudiantes de educación secundaria en Europa está recibiendo el inglés en los centros educativos. El francés estaría sobre el 23%, mientras que español y alemán en torno al 19%. España se encuentra en el nivel medio de dominio del inglés, según el English Proficiency Index.

Lenguas más solicitadas

El inglés, el alemán y el francés, las lenguas más solicitadas en el mercado laboral. La primera de estas lenguas ocupa el casi el 90% de las ofertas de trabajo, según un informe de Adecco. Solo el 7,3% de las empresas españolas demandan el alemán y el 7,4% el francés. Otros idiomas como el portugués o el italiano también son solicitados. El chino, el árabe, ruso, el japonés y el español, se perfilan como idiomas que podrían ser relevantes en el futuro, como ya lo son en determinados sectores. 

Dónde cursarlos

Los títulos oficiales de idiomas son requeridos en procesos de selección laboral y en centros educativos extranjeros. Las universidades suelen tener sus propias escuelas de lenguas conscientes de la necesidad. La Escuela Oficial de Idiomas dispone de muchos centros en España a precio económicos. Y existen más opciones, como el British Council (inglés), Alliance Française (francés) o el Instituto Goethe (alemán), entre muchos otros.

Source: 20′ Empleo

Nuevos estudios de posgrado para un mundo digital y global

JAVIER RADA

Estudiantes preparándose los exámenes en la biblioteca.

La oferta de grados, másters y posgrados es en la actualidad muy amplia, basada en títulos propios y oficiales, y muchos de ellos enfocados a la especialización, sectores emergentes, o nuevos nichos de mercado.

Grados y másters en estudios globales, arte digital, producción o narrativa transmedia, gamificación, economía digital, ciencias gastronómicas, big data, ciberseguridad, aplicaciones móviles, robótica, gobernanza y liderazgo, turismo urbano, neuropsicología, biotecnología o bioinformática, gestión y desarrollo de energías renovables… son ejemplos de nuevos estudios, con la lengua inglesa presente en ellos, y con un espíritu de proyección internacional.

Se trata de sectores y ámbitos que previsiblemente crecerán aún más en la próxima década y que se ajustarían en principio a las necesidades de este mundo globalizado.

España destaca a su vez en másters MBA (Master in Business Administration), ya que algunas de sus escuelas de negocios se encuentran entre las más punteras del mundo. Dos escuelas españolas están en lo alto del ránking del 2016 del Financial Times: IE Business School en el puesto 12 y IESE en el 16, más abajo les sigue ESADE.

Los másters en emprendimiento e innovación se han ido abriendo camino en los últimos años con la idea de reforzar las actitudes y liderazgo de aquellas personas que desean desarrollar sus propios proyectos.

Otros estudios de posgrado que desatan interés son los relacionados con la ciberseguridad–de gran proyección tanto en el ámbito público como privado– y las energías renovables y eficiencia energética, o los relacionados con Nutrición y Dietética.

Según un informe de Randstad Professionals, las nuevas especializaciones con mayor salida laboral son la relacionadas con Robótica, Mecatrónica, Biotecnología, Big Data y Desarrollo de aplicaciones móviles.

Source: 20′ Empleo

Elegir un máster o un posgrado

JAVIER RADA

  • Existe una oferta tan amplia que puede causar confusión y algunos de los títulos no cumplen las expectativas de aprendizaje.
  • Hay que ser más transversal, híbrido en la utilización de tecnologías y huir de la adquisión de un mero título.
  • Visualiza o descarga el PDF completo de Másters y Posgrados.

Estudiante con libros en la mano.

Ventajas

Los estudios de posgrado se han convertido en un elemento diferenciador, que proporcionan calidad en el desarrollo profesional, y pueden permitir una orientación precisa en un entorno laboral cambiante, además de permitir la formación continua y el desarrollo de nuevas habilidades.

Fortalezas

Los centros españoles, tanto públicos como privados, cuentan con algunos de los mejores másters del mundo en determinados sectores y estos estudios además permiten poder cursarlos en países extranjeros donde, gracias a la internacionalización, las oportunidades laborales y de aprendizaje se multiplican.

Debilidades

Existe una oferta tan amplia que puede causar confusión, y algunos de los títulos no cumplen las expectativas de aprendizaje, con precios altos y un exiguo sistema de becas. Las tasas y costes de las matrículas –tanto en los títulos propios como oficiales– están entre las más altas de Europa.

Amenazas

Todavía queda camino por recorrer para que estos estudios sean más transversales, híbridos en la utilización de tecnologías, y huyendo de la adquisión de un mero título en aras del desarrollo de capacidades básicas y profesionales.

Source: 20′ Empleo

Requisitos para cursar una formación complementaria a tu grado o licenciatura

JAVIER RADA

  • Másters, diplomaturas, cursos de especialización o doctorados tienen sus especialidades y forma de acceso, te contamos qué necesitas para entrar.

Universitarios

Las universidades y escuelas gozan en la actualidad de gran autonomía y flexibilidad para desarrollar sus cursos de posgrado, por lo que pueden definir sus estrategias. No obstante, para alcanzar un máster u otros posgrados, como su nombre indica, en la mayor parte de los casos es necesario haber cursado anteriormente los estudios de grado o licenciatura. Se trata de una formación complementaria de segundo o tercer ciclo, que busca ahondar en los conocimientos adquiridos o adentrarse en nuevos conocimientos a partir de una base.

«La primera parte sería el grado, en la que se invierten cuatro años, y solo se puede acceder a un máster con este requisito, por lo que el total serían cinco años de estudios», explica Josep Ros, Vicerector de Programación Académica y Calidad de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Los estudiantes deberán poder acreditar la posesión de un título de Grado español o equiparables (como la licenciatura, diplomatura, Arquitecto, Ingeniero) o extranjero, y expedido por un centro de Enseñanza Superior oficial. Las universidades o centros podrán pedir a su vez en ocasiones una serie de complementos formativos en función de los conocimientos previos. Algunos centros privados o academias ofrecen cursos sin necesidad de tener títulos.

En las diplomaturas de posgrado, excepcionalmente, cabe la posibilidad de que los centros eximan de haber cursado previamente el grado si se tiene experiencia profesional en la materia, pero por contra puede que se requiera que el alumno curse algún módulo formativo antes de poder continuar los estudios o que en caso de superar los mismos no pueda optar a un título de diploma de posgrado, sino solo a un certificado de aprovechamiento firmado por el rector o rectora. En los cursos de especialización se puede permitir el acceso desde el ámbito profesional sin la necesidad de haber cursado estudios universitarios.

Los máster permiten el acceso desde distintos grados de temática similar, por lo que puede que el background y los conocimientos de los alumnos sean distintos y no homogéneos. «Por ello sería recomendable que los másters constaran de dos años, para que el primero sirviera para nivelar conocimientos y el segundo para profundizar», explica Josep Ros.

Las solicitudes de admisión dependerán de cada centro, que pueden incluir en el proceso una entrevista personal con el solicitante y otros requisitos adicionales como competencia en idiomas, estudios específicos, notas de corte, etc. Podrá solicitarse la admisión antes de finalizar los estudios previos, aunque no podrá iniciarse el curso si estos no se han finalizado con éxito, ya que la matrícula quedará condicionada a que hayan concluido los mismos antes de empezar la clases del máster o posgrado; excepcionalmente, algunos centros permiten el acceso si los créditos que faltan por terminar son pocos.

Doctorados y profesiones que requieren máster

Para cursar el doctorado el estudiante deberá haber cursado el grado o título equivalente y un máster oficial. Para ello será necesario que haya superado 300 créditos, de los que al menos 60 deben ser del máster. También existe la posibilidad, en caso de haber cursado carreras de ciclo largo (al menos 300 créditos), de cursar complementos de formación para acceder, o estar en posesión de un título extranjero homologable al máster o de otro título de doctor.

Determinadas profesiones requieren de un máster específico para poder ejercer, llamado máster profesionalizante o habilitante y se enmarcan dentro de las ocupaciones reguladas. Sin estos estudios previos el futuro profesional no podrá trabajar en España. En Derecho existe el Máster en Abogacía que prepara a los recién graduados para el ejercicio de la profesión de abogado.

En Educación, el máster en enseñanza secundaria habilita para ser profesor de educación secundaria, bachillerato y formación profesional. Distintas ingenierías y Arquitectura también los exigen para poder firmar proyectos o ejercer, y ocurre lo mismo en carreras como psicología o determinados puestos en la Marina Mercante. En todos estos casos es necesario tener el título específico previo.

Las universidades extranjeras de prestigio, además del dominio avanzado en idiomas, pueden prever otros requisitos, como un buen historial académico, cartas de recomendación y realizar pruebas. En Harvard, por ejemplo, se exige realizar las pruebas TOEFL, GMAT y GRE, tres cartas de recomendación, escribir tres ensayos y tener un curriculum vitae coherente.

«Antes de aspirar a un estudio de posgrado se debe hacer un balance personal, ver lo que se ha estudiado, cuáles son las posibilidades y los horizontes que se quieren explorar», explica Francisco Michavila, director de la cátedra UNESCO de Gestión y Política Universitaria. Internet puede ser un gran aliado para encontrar los estudios, centro idóneo y los requisitos que se necesitan.

«Los jóvenes tienen la ventaja de que dominan este medio, y allí puedes comprobar qué clase de profesorado hay, las líneas de investigación, si están generando conocimiento, o si encajan en la dirección que uno se marca con garantías», añade.

La posibilidad de ser becado

Para estudiar un máster u otros estudios de posgrado es posible solicitar una beca, aunque se han endurecido los réquisitos y limitado el número de ayudas en los últimos años.

La beca oficial del Ministerio de Educación solo se concede a los títulos oficiales. Existen otros programas como las becas Santander, Obra Social ‘La Caixa’, las Fulbright (para estudiar en Estados Unidos), Fundación Carolina, entre otras posibilidades.

Source: 20′ Empleo